6.12.09


Benedicto XVI propone a Santa Teresa como modelo para los jóvenes


El Papa Benedicto XVI propone a Santa Teresa como modelo para los jóvenes durante una audiencia.

El Obispo de Ávila invitará al Papa a visitar la ciudad con motivo del V Centenario del nacimiento Santa Teresa
Communicationes
ÁVILA (15-10-2009).- Mons. Jesús García Burillo, obispo de Ávila, ha manifestado su deseo de invitar al Papa Benedicto XVI a visitar la capital abulense en el año 2015 con motivo de la celebración del V Centenario del Nacimiento de Santa Teresa de Jesús.

El obispo ha dado a conocer esta noticia durante la celebración la celebración de la eucaristía en honor a Santa Teresa que ha tenido lugar en la Catedral de Ávila en el día en que la ciudad celebra a su patrona.

Después de la comunión, García Burillo ha leído un comunicado en el que ha trasladado a las instituciones y a todo el pueblo de Ávila su invitación “a participar activamente en la preparación de los actos conmemorativos del V Centenario del nacimiento de Teresa de Jesús, que tendrán lugar entre 2014 y 2015”, en los que ha señalado “ya están comprometidos el Obispado de Ávila y la Orden del Carmelo Descalzo”.

El prelado abulense remitirá al Papa Benedicto XVI la invitación a visitar la ciudad de Santa Teresa durante el V Centenario de su nacimiento “como ya lo hiciera su predecesor Juan Pablo II en 1982 con motivo de la clausura del IV centenario de la muerte de la Santa”. A pesar de reconocer la dificultad de que el Pontífice realice esta visita, D. Jesús ha afirmado que “será cursada una invitación formal solicitando la gracia inestimable de su presencia entre nosotros.”

También ha anunciado el obispo de Ávila su intención de “solicitar de la Santa Sede la declaración de Año Jubilar” para los años 2014 y 2015, como “un tiempo en que la Iglesia Católica concedería singulares gracias espirituales a los fieles con motivo del aniversario del nacimiento de la Doctora de la Iglesia”.

Benedicto XVI propone la figura de Santa Teresa

El papa Benedicto XVI presentó a Santa Teresa como modelo para “los jóvenes, los enfermos y los recién casados” en el transcurso de la audiencia pública que celebró el día de ayer, 14 de octubre, víspera de la fiesta de primera mujer doctora de la Iglesia.

“Que esta gran santa –dijo el Pontífice- os testimonie a vosotros, queridos jóvenes, que el amor auténtico no puede separarse de la verdad. Que os ayude a vosotros, queridos enfermos a comprender que la cruz de Cristo es misterio de amor que redime el sufrimiento humano. Y que para vosotros, queridos recién casados, sea modelo de fidelidad a Dios, que a cada uno encomienda una misión especial”, fueron sus palabras para el grupo de lengua italiana.

Fuente: http://www.carmelitaniscalzi.com/vercommunicationes.php?Id=2039

Santa Teresa de Jesús, 15 de Octubre

Santa Teresa de Jesús
Virgen y Doctora de la Iglesia, Madre nuestra.
Celebración: 15 de Octubre.


Nace en Avila el 28 de marzo de 1515. Entra en el Monasterio de la Encarnación de Avila, el 2 de noviembre de 1535. Funda en Avila el primer monasterio de carmelitas descalzas con el título de San José el 24 de agosto de 1562.

Inaugura el primer convento de frailes contemplativos en Duruelo el 28 de noviembre de 1568. Llegará a fundar 32 casas. Hija de la Iglesia, muere en Alba de Tormes el 4 de octubre de 1582.

La primera edición de sus obras fue el 1588 en Salamanca, preparadas por Fr. Luis de león. El 24 de abril de 1614 fue beatificada por el Papa Pablo V, y el 12 de marzo de 1622 era canonizada en San Pedro por el Papa Gregorio XV. El 10 de septiembre de 1965, Pablo VI la proclama Patrona de los Escritores Españoles.


Gracias a sus obras -entre las que destacan el Libro de la Vida, el Camino de Perfección, Las Moradas y las Fundaciones- ha ejercido en el pueblo de Dios un luminoso y fecundo magisterio, que Pablo VI iba a reconocer solemnemente, declarándola Doctora de la Iglesia Universal el 27 de septiembre de 1970.

Teresa es maestra de oración en el pueblo de Dios y fundadora del Carmelo Teresiano.

¿Qué significa la oración para Santa Teresa?
"Procuraba, lo más que podía, traer a Jesucristo, nuestro bien y Señor, dentro de mí presente. Y ésta era mi manera de oración. Si pensaba en algún paso, le representaba en lo interior; aunque lo más gastaba en leer buenos libros, que era toda mi recreación; porque no me dio Dios talento de discurrir con elentendimiento ni de aprovecharme con la imaginación; que la tengo tan torpe, que, aun para pensar y representar en mí (como lo procuraba traer) la humanidad del Señor, nunca acababa. Y, aunque por esta vía de no poder obrar con el entendimiento llegan más presto a la contemplación si perseveran, es muy trabajoso y penoso. Porque, si falta la ocupación de la voluntad y el haber en qué se ocupe en cosa presente el amor, queda el alma como sin arrimo ni ejercicio, y da gran pena la soledad y sequedad, y grandísimo combate los pensamientos" (Vida 4,7).

"En la oración pasaba gran trabajo, porque no andaba el espíritu señor sino esclavo; y así no me podía encerrar dentro de mí (que era todo el modo de proceder que llevaba en la oración), sin encerrar conmigo mil vanidades. Pasé así muchos años; que ahora me espanto qué sujeto bastó a sufrir que no dejase lo uno o lo otro. Bien sé que dejar la oración ya no era en mi mano, porque me tenía con las suyas el que me quería para hacerme mayores mercedes" (Vida 7, 17).

"Gran mal es un alma sola entre tantos peligros. Paréceme a mí que, si yo tuviera con quién tratar todo esto, que me ayudara a no tornar a caer, siquiera por vergüenza, ya que no la tenía de Dios. Por eso, aconsejaría yo a los que tienen oración, en especial al principio, procuren amistad y trato con otras personas que traten de lo mismo. Es cosa importantísima, aunque no sea sino ayudarse unos a otros con su oración. ¡Cuánto más, que hay muchas más ganancias! Yo no sé por qué (pues de conversa ciones y voluntades humanas, aunque no sean muy buenas, se procuran amigos con quien descansar y para más gozar de contar aquellos placeres vanos) no se ha de permitir que quien comenzare de veras a amar a Dios y a servirle, deje de tratar con algunas personas sus placeres y trabajos; que de todo tienen los que tienen oración" (Vida 7, 20).

Estando hoy suplicando a nuestro Señor hablase por mí..., se me ofreció lo que ahora diré... que es: considerar nuestra alma como un castillo todo de un diamante o muy claro cristal adonde hay muchos aposentos así como en el cielo hay muchas moradas... Pues ¿qué tal os parece que será el aposento adonde un rey tan poderoso, tan sabio, tan limpio, tan lleno de todos los bienes se deleita?... no hay para qué nos cansar en querer comprender la hermosura de este castillo... ¿No es pequeña lástima y confusión que por nuestra culpa no (nos) entendamos a nosotros mismos ni sepamos quién somos? ¿No sería qran ignorancia, hijas mías, que preguntasen a uno quién es y no se conociese ni supiese quién fue su padre ni su madre ni de qué tierra?.... (1 Moradas 1,1-2)