7.7.12

Capítulo 22 Fundaciones

Revisión del texto, notas y comentario: Tomás Álvarez, O.C.D. 
Libro de las Fundaciones         
CAPÍTULO 22




En que se trata de la fundación del glorioso San José del Salvador, en el lugar de Beas, año de 1575, día de Santo Matía (1)[1].
1. En el tiempo que tengo dicho que me mandaron ir a Salamanca desde La Encarnación (2)[2], estando allí, vino un mensajero de la villa de Beas, con cartas para mí de una señora de aquel lugar y del beneficiado de él y de otras personas, pidiéndome fuese a fundar un monasterio, porque ya tenían casa para él, que no faltaba sino irle a fundar.

2. Yo me informé del hombre. Díjome grandes bienes de la tierra, y con razón, que es muy deleitosa y de buen temple. Mas mirando las muchas leguas que había desde allí allá, pareciome desatino; en especial habiendo de ser con mandado del Comisario Apostólico, que –como he dicho– (3)[3] era enemigo, o al menos no amigo, de que fundase. Y así quise responder que no podía, sin decirle nada. Después me pareció que, pues estaba a la sazón en Salamanca, que no era bien hacerlo sin su parecer, por el precepto que me tenía puesto nuestro reverendísimo padre General de que no dejase fundación.
3. Como él vio las cartas, enviome a decir que no le parecía cosa desconsolarlas, que se había edificado de su devoción; que les escribiese que, como tuviesen la licencia de su Orden (4)[4], que se proveería para fundar; que estuviese segura que no se la darían, que él sabía de otras partes de los Comendadores que en muchos años no la habían podido alcanzar, y que no las respondiese mal. Algunas veces pienso en esto y cómo lo que nuestro Señor quiere, aunque nosotros no queramos, se viene a que, sin entenderlo, seamos el instrumento, como aquí fue el padre Maestro fray Pedro Fernández, que era el Comisario; y así, cuando tuvieron la licencia no la pudo él negar, sino que se fundó de esta suerte (5)[5]:
4. Fundose este monasterio del bienaventurado San José de la villa de Beas, día de Santo Matía, año de 1575. Fue su principio de la manera que se sigue, para honra y gloria de Dios:
Había en esta villa un caballero que se llamaba Sancho Rodríguez de Sandoval, de noble linaje, con hartos bienes temporales. Fue casado con una señora llamada doña Catalina Godínez. Entre otros hijos que nuestro Señor les dio, fueron dos hijas, que son las que han fundado el dicho monasterio, llamadas la mayor Doña Catalina Godínez, y la menor Doña María de Sandoval. Habría la mayor catorce años (6)[6], cuando nuestro Señor la llamó para sí. Hasta esta edad estaba muy fuera de dejar el mundo; antes tenía una estima de sí de manera que le parecía todo era poco lo que su padre pretendía en casamientos que la traían.
5. Estando un día en una pieza que estaba después de la que su padre estaba, aun no siendo levantado, acaso llegó a leer en un crucifijo que allí estaba el título que se pone sobre la cruz, y súbitamente, en leyéndole, la mudó toda el Señor; porque ella había estado pensando en un casamiento que la traían, que le estaba demasiado bien, y diciendo entre sí: «¡Con qué poco se contenta mi padre, con que tenga un mayorazgo, y pienso yo que ha de comenzar mi linaje en mí!». No era inclinada a casarse, que le parecía cosa baja estar sujeta a nadie, ni entendía por dónde le venía esta soberbia. Entendió el Señor por dónde la había de remediar. Bendita sea su misericordia.
6. Así como leyó el título, le pareció había venido una luz a su alma para entender la verdad, como si en una pieza oscura entrara el sol; y con esta luz puso los ojos en el Señor que estaba en la cruz corriendo sangre, y pensó cuán maltratado estaba, y en su gran humildad, y cuán diferente camino llevaba ella yendo por soberbia. En esto debía estar algún espacio, que la suspendió el Señor. Allí le dio Su Majestad un propio conocimiento grande de su miseria, y quisiera que todos lo entendieran. Diole un deseo de padecer por Dios tan grande, que todo lo que pasaron los mártires quisiera ella padecer junto, una humillación tan profunda de humildad y aborrecimiento de sí, que, si no fuera por no haber ofendido a Dios, quisiera ser una mujer muy perdida para que todos la aborrecieran. Y así se comenzó a aborrecer con grandes deseos de penitencia, que después puso por obra. Luego prometió allí castidad y pobreza, y quisiera verse tan sujeta, que a tierra de moros se holgara entonces la llevaran por estarlo. Todas estas virtudes le han durado de manera que se vio bien ser merced sobrenatural de nuestro Señor, como adelante se dirá para que todos le alaben.
7. Seáis Vos bendito, mi Dios, por siempre jamás, que en un momento deshacéis un alma y la tornáis a hacer. ¿Qué es esto, Señor? Querría yo preguntar aquí lo que los Apóstoles cuando sanasteis el ciego os preguntaron, diciendo si lo habían pecado sus padres (7)[7]. Yo digo que quién había merecido tan soberana merced. Ella no, porque ya está dicho de los pensamientos que la sacasteis cuando se la hicisteis. ¡Oh, grandes son vuestros juicios, Señor! Vos sabéis lo que hacéis, y yo no sé lo que me digo, pues son incomprensibles vuestras obras y juicios. Seáis por siempre glorificado, que tenéis poder para más. ¿Qué fuera de mí, si esto no fuera? Mas... si fue alguna parte su madre (8)[8], que era tanta su cristiandad, que sería posible quisiese vuestra bondad, como piadoso, que viese en su vida tan gran virtud en las hijas. Algunas veces pienso hacéis semejantes mercedes a los que os aman, y vos les hacéis tanto bien como es darles con qué os sirvan.
8. Estando en esto, vino un ruido tan grande encima en la pieza, que parecía toda se venía abajo. Pareció que por un rincón bajaba todo aquel ruido adonde ella estaba, y oyó unos grandes bramidos que duraron algún espacio, de manera que a su padre, que aun –como he dicho– (9)[9] no era levantado, le dio tan gran temor, que comenzó a temblar y, como desatinado, tomó una ropa y su espada y entró allá, y muy demudado le preguntó qué era aquello. Ella le dijo que no había visto nada. El miró otra pieza más adentro, y como no vio nada, díjola que se fuese con su madre, y a ella le dijo que no la dejase estar sola, y le contó lo que había oído.
9. Bien se da a entender de aquí lo que el demonio debe sentir cuando ve perder un alma de su poder que él tiene ya por ganada. Como es tan enemigo de nuestro bien, no me espanto que viendo hacer al piadoso Señor tantas mercedes juntas, se espantase él e hiciese tan gran muestra de su sentimiento; en especial, que entendería que con la riqueza que quedaba en aquel alma había de quedar él sin algunas otras que tenía por suyas. Porque tengo para mí que nunca nuestro Señor hace merced tan grande, sin que alcance parte a más que la misma persona. Ella nunca dijo de esto nada; mas quedó con grandísima gana de religión y lo pidió mucho a sus padres. Ellos nunca se lo consintieron.
10. A cabo de tres años que mucho lo había pedido, como vio que esto no querían, se puso en hábito honesto, día de San José (10)[10]. Díjolo a sola su madre, con la cual fuera fácil de acabar que la dejara ser monja. Por su padre no osaba. Y fuese así a la iglesia, porque como la hubiesen visto en el pueblo, no se lo quitasen. Y así fue, que pasó por ello. En estos tres años tenía horas de oración, y mortificarse en todo lo que podía, que el Señor la enseñaba. No hacía sino entrarse a un corral y mojarse el rostro y ponerse al sol, para que por parecer mal la dejasen los casamientos que todavía la importunaban.
11. Quedó de manera en no querer mandar a nadie, que, como tenía cuenta con la casa de su padre, le acaecía, de ver que había mandado a las mujeres, que no podía menos, aguardar a que estuviesen dormidas y besarlas los pies, fatigándose porque siendo mejores que ella la servían. Como de día andaba ocupada con sus padres, cuando había de dormir, era toda la noche gastarla en oración, tanto que mucho tiempo se pasaba con tan poco sueño que parecía imposible, si no fuera sobrenatural. Las penitencias y disciplinas eran muchas, porque no tenía quien la gobernase, ni lo trataba con nadie. Entre otras, le duró una cuaresma traer una cota de malla de su padre a raíz de las carnes. Iba a una parte a rezar desviada, adonde le hacía el demonio notables burlas. Muchas veces comenzaba a las diez de la noche la oración, y no se sentía hasta que era de día.
12. En estos ejercicios pasó cerca de cuatro años, que comenzó el Señor a que le sirviese en otros mayores, dándole grandísimas enfermedades y muy penosas, así de estar con calentura continua y con hidropesía y mal de corazón; un zaratán (11)[11] que le sacaron. En fin, duraron estas enfermedades casi diecisiete años, que pocos días estaba buena. Después de cinco años que Dios le hizo esta merced, murió su padre (12)[12]. Y su hermana, en habiendo catorce años (que fue uno después que su hermana hizo esta mudanza), se puso también hábito honesto, con ser muy amiga de galas, y comenzó también a tener oración. Y su madre ayudaba a todos sus buenos ejercicios y deseos, y así tuvo por bien que ellas se ocupasen en uno harto virtuoso y bien fuera de quien eran: fue en enseñar niñas a labrar (13)[13] y a leer, sin llevarles nada, sino sólo por enseñarlas a rezar y la doctrina. Hacíase mucho provecho, porque acudían muchas, que aun ahora se ve en ellas las buenas costumbres que deprendieron cuando pequeñas. No duró mucho, porque el demonio, como le pesaba de la buena obra, hizo que sus padres tuviesen por poquedad que les enseñasen las hijas de balde. Esto, junto con que la comenzaron a apretar las enfermedades, hizo que cesase.
13. Cinco años después que murió su padre de estas señoras, murió su madre y, como el llamamiento de la doña Catalina había sido siempre para monja, sino que no lo había podido acabar con ellos, y luego se quiso ir a ser monja, porque allí no había monasterio en Beas. Sus parientes la aconsejaron que, pues ellas tenían para fundar monasterio razonablemente, que procurasen fundarle en su pueblo, que sería más servicio de nuestro Señor. Como es lugar de la Encomienda de Santiago, era menester licencia del Consejo de las Órdenes, y así comenzó a poner diligencia en pedirla (14)[14].
14. Fue tan dificultoso de alcanzar, que pasaron cuatro años, adonde pasaron hartos trabajos y gastos; y hasta que se dio una petición, suplicándolo al mismo Rey, ninguna cosa les había aprovechado. Y fue de esta manera, que, como era la dificultad tanta, sus deudos le decían que era desatino, que se dejase de ello; y como estaba casi siempre en la cama con tan grandes enfermedades como está dicho, decían que ningún monasterio la admitirían para monja. Ella dijo que, si en un mes la daba nuestro Señor salud, que entenderían era servido de ello y que ella misma iría a la Corte a procurarlo. Cuando esto dijo, había más de medio año que no se levantaba de la cama, y había casi ocho que casi no se podía menear de ella. En este tiempo tenía calentura continua ocho años había, hética (15)[15] y tísica, hidrópica, con un fuego en el hígado que se abrasaba, de suerte que aun sobre la ropa era el fuego de suerte que se sentía y le quemaba la camisa, cosa que parece no creedera, y yo misma me informé del médico de estas enfermedades que a la sazón tenía, que estaba harto espantado. Tenía también gota artética y ciática (16)[16].
15. Una víspera de San Sebastián (17)[17], que era sábado, la dio nuestro Señor tan entera salud, que ella no sabía cómo encubrirlo para que no se entendiese el milagro. Dice que cuando nuestro Señor la quiso sanar le dio un temblor interior, que pensó iba ya a acabar la vida. Su hermana y ella vio en sí grandísima mudanza, y en el alma dice que se sintió otra, según quedó aprovechada. Y mucho más contento le daba la salud por poder procurar el negocio del monasterio, que de padecer ninguna cosa se le daba. Porque desde el principio que Dios la llamó, le dio un aborrecimiento consigo, que todo se le hacía poco. Dice que le quedó un deseo de padecer tan poderoso, que suplicaba a Dios muy de corazón que de todas maneras la ejercitase en esto.
16. No dejó Su Majestad de cumplirle este deseo, que en estos ocho años la sangraron más de quinientas veces, sin tantas ventosas sajadas, que tiene el cuerpo de suerte que lo da a entender (18)[18]. Algunas le echaban sal en ellas, que dijo un médico era bueno para sacar la ponzoña de un dolor de costado, que éstos tuvo más de veinte veces. Lo que es más de maravillar, que así como le decían un remedio de éstos el médico, estaba con gran deseo de que viniese la hora en que le habían de ejecutar, sin ningún temor, y ella animaba los médicos para los cauterios, que fueron muchos, por el zaratán y otras ocasiones que hubo para dárselos. Dice que lo que la hacía desearlo, era para probar si los deseos que tenía de ser mártir eran ciertos.
17. Como ella se vio súbitamente buena, trató con su confesor y con el médico que la llevasen a otro pueblo, para que pudiesen decir que la mudanza de la tierra lo había hecho. Ellos no quisieron; antes los médicos lo publicaron, porque ya la tenían por incurable, a causa que echaba sangre por la boca, tan podrida, que decían era ya los pulmones. Ella se estuvo tres días en la cama, que no se osaba levantar, porque no se entendiese su salud; mas, como tan poco se puede encubrir como la enfermedad, aprovechó poco.
18. Díjome que el agosto antes, suplicando un día a nuestro Señor que o le quitase aquel deseo tan grande que tenía de ser monja y hacer el monasterio, o le diese medios para hacerle, con mucha certidumbre le fue asegurado que estaría buena a tiempo que pudiese ir a la cuaresma para procurar la licencia. Y así, dice que en aquel tiempo, aunque las enfermedades cargaron mucho más, nunca perdió la esperanza que le había el Señor de hacer esta merced. Y aunque la olearon (19)[19] dos veces, tan al cabo la una, que decía el médico que no había para qué ir por el óleo, que antes moriría, nunca dejaba de confiar del Señor que había de morir monja. No digo que en este tiempo la olearon las dos veces, que hay de agosto a San Sebastián, sino antes.
Sus hermanos y deudos, como vieron la merced y el milagro que el Señor había hecho en darle tan súbita salud, no osaron estorbarle la idea, aunque parecía desatino. Estuvo tres meses en la Corte, y al fin no se la daban. Como dio esta petición al Rey y supo que era de Descalzas del Carmen, mandola luego dar (20)[20].
19. Al venir a fundar el monasterio, se pareció bien que lo tenía negociado con Dios en quererlo aceptar los prelados, siendo tan lejos y la renta muy poca. Lo que Su Majestad quiere no se puede dejar de hacer. Así vinieron las monjas al principio de cuaresma, año de 1575. Recibiolas el pueblo con gran solemnidad y alegría y procesión. En lo general fue grande el contento; hasta los niños mostraban ser obra de que se servía nuestro Señor. Fundose el monasterio, llamado San José del Salvador, esta misma cuaresma, día de Santo Matía (21)[21].
20. En el mismo tomaron hábito las dos hermanas (22)[22], con gran contento. Iba adelante la salud de doña Catalina. Su humildad y obediencia y deseo de que la desprecien da bien a entender haber sido sus deseos verdaderos, para servicio de nuestro Señor. ¡Sea glorificado por siempre jamás! (23)[23].
21. Díjome esta hermana, entre otras cosas, que habrá casi viente años que se acostó una noche deseando hallar la más perfecta Religión que hubiese en la tierra para ser en ella monja, y que comenzó a soñar, a su parecer, que iba por un camino muy estrecho y angosto y muy peligroso para caer en unos grandes barrancos que parecían, y vio un fraile Descalzo, que en viendo a fray Juan de la Miseria (un frailecico lego de la Orden, que fue a Beas estando yo allí) (24)[24], dice que le pareció el mismo que había visto; le dijo: «Ven conmigo, hermana»; y la llevó a una casa de gran número de monjas, y no había en ella otra luz sino de unas velas encendidas que traían en las manos. Ella preguntó qué Orden era, y todas callaron y alzaron los velos y los rostros alegres y riendo. Y certifica que vio los rostros de las hermanas mismas que ahora ha visto, y que la priora la tomó de la mano y la dijo: «Hija, para aquí os quiero yo», y mostrole las Constituciones y Regla. Y cuando despertó de este sueño, fue con un contento que le parecía haber estado en el cielo, y escribió lo que se le acordó de la Regla, y pasó mucho tiempo que no lo dijo a confesor ni a ninguna persona, y nadie no le sabía decir de esta Religión.
22. Vino allí un padre de la Compañía, que sabía sus deseos, y mostrole el papel, y díjole que si ella hallase aquella Religión que estaría contenta porque entraría luego en ella (25)[25]. Él tenía noticia de estos monasterios, y díjole cómo era aquella Regla de la Orden de nuestra Señora del Carmen, aunque no dio, para dársela a entender, esta claridad, sino de los monasterios que fundaba yo; y así procuró hacerme mensajero, como está dicho (26)[26].
23. Cuando trajeron la respuesta, estaba ya tan mala, que le dijo su confesor que se sosegase, que aunque estuviera en el monasterio la echaran, cuánto más tomarla ahora. Ella se afligió mucho, y volviose a nuestro Señor con grandes ansias y díjole: «Señor mío y Dios mío: yo sé por la fe que Vos sois el que todo lo podéis; pues, vida de mi alma, o haced que se me quiten estos deseos, o me dad medios para cumplirlos». Esto decía con una confianza muy grande, suplicando a nuestra Señora, por el dolor que tuvo cuando a su Hijo vio muerto en sus brazos, le fuese intercesora. Oyó una voz en lo interior que le dijo: «Cree y espera, que Yo soy el que todo lo puede; tú tendrás salud; porque el que tuvo poder para que de tantas enfermedades, todas mortales de suyo, y les mandó que no hiciesen su efecto, más fácil le será quitarlas». Dice que fueron con tanta fuerza y certidumbre estas palabras, que no podía dudar de que se había de cumplir su deseo, aunque cargaron muchas más enfermedades, hasta que el Señor le dio la salud que hemos dicho. Cierto, parece cosa increíble lo que ha pasado. A no me informar yo del médico y de las que estaban en su casa y de otras personas, según soy ruin, no fuera mucho pensar que era alguna cosa encarecimiento.
24. Aunque está flaca, tiene ya salud para guardar la Regla, y buen sujeto; una alegría grande, y en todo –como tengo dicho– (27)[27] una humildad que a todas nos hacía alabar a nuestro Señor. Dieron lo que tenían de hacienda entrambas, sin ninguna condición, a la Orden; que si no las quisieran recibir por monjas, no pusieron ningún apremio (28)[28]. Es un desasimiento grande el que tiene de sus deudos y tierra, y siempre gran deseo de irse lejos de allí, y así importuna harto a los prelados, aunque la obediencia que tiene es tan grande, que así está allí con algún contento. Y por lo mismo tomó velo, que no había remedio con ella que fuese del coro, sino freila; hasta que yo la escribí diciéndola muchas cosas y riñéndola porque quería otra cosa de lo que era voluntad del padre provincial (29)[29], que aquello no era merecer más, y otras cosas, tratándola ásperamente. Y éste es su mayor contento, cuando así la hablan. Con esto se pudo acabar con ella, harto contra su voluntad. Ninguna cosa entiendo de esta alma que no sea para ser agradable a Dios, y así lo es con todas. Plega a Su Majestad la tenga de su mano, y la aumente las virtudes y gracia que le ha dado para mayor servicio y honra suya. Amén.
 
Notas del texto teresiano




[1]La Santa había escrito: 1574. Erró sistemáticamente la fecha de esta fundación: véanse los nn. 4 y 19. Pero las tres veces fue corregido el 4 final por un cinco; retenemos la enmienda, aunque ciertamente no debida a la pluma teresiana.
[2]En 1573, por orden del P. Pedro Fernández (cf. n. 2); lo dejó historiado en el c. 21, n. 1.
[3]En el c. 21, n. 1.
[4]Su Orden: La Orden de Santiago, a cuya Encomienda pertenecía Beas (cf. n. 13). – Comendadores: los Caballeros de Santiago que formaban el Consejo de la Orden.
[5]Comienza aquí el relato de la fundación que la Santa hace sobre un guión redaccional que tiene ante sí. Hemos visto otro caso semejante en la fundación de Alba (c. 20, n. 2).
[6]«Acababa de cumplir los 15» (Silverio).
[7]Cf. Jn 9, 2.
[8]La interrogación es un modo de introducir suavemente una objeción contra lo que se viene diciendo:
¿Quién había merecido esta merced?
¡Ella no!
Mas ¿si la mereció su madre?
Era tanta su cristiandad, que sería posible...
[9]En el n. 5.
[10]Día de S. José: lo añadió entre líneas. Era el 19/3/1558.
[11]Cáncer de pecho.
[12]En 1560. – Su madre /cf. n. 13), en 1565.
[13]Labrar: hacer labores de aguja.
[14]Consejo de las Órdenes: suprema asamblea rectora de las Órdenes de Caballería en España.
[15]Hética: consumida por una calentura lenta llamada hética por los doctores coetáneos. Hética y tísica (cf Vida c. 5, n. 8).
[16]Gota artética y ciática (en el autógrafo: ceática): gota artética era la que atacaba a los «artejos» y demás articulaciones de los miembros; y ciática, la que atacaba a las caderas y muslos.
[17]19 de enero de 1574.
[18]Sin tantas ventosas sajadas, es decir, sin contar las muchas ventosas...
[19]Le administraron la Extrema Unción.
[20]Alude a lo referido en el n. 14.
[21]El 25 de febrero. En el viaje habían acompañado a la Santa, Julián de Ávila, Antonio Gaytán y el sacerdote Gregorio Martínez que allí mismo tomó el hábito con el nombre de Gregorio Nacianceno. Por Priora quedó la célebre Ana de Jesús.
[22]En religión se llamaron Catalina de Jesús (de 33 años) y María de Jesús (de 29). La primera sucedió en el priorato a la famosa Ana de Jesús, y todas ellas fueron aventajadas discípulas de San Juan de la Cruz.
[23]Por siempre jamás amén, había escrito. Lo que sigue es una especie de apéndice añadido al precedente relato. Cf. n. 4 nota.
[24]Cf. c. 17, n. 6 y 14-15.
[25]El papel en que había resumido las Constituciones y la Regla vistas en sueños (n. 21). – El Padre de la Compañía fue Bartolomé Bustamante, secretario en otro tiempo del Cardenal Pardo de Tavera.
[26]En el n. 1.
[27]En el n. 6.
[28]Premio, escribe la Santa, como en otras ocasiones.
[29]Jerónimo Gracián.

COMENTARIO AL CAPÍTULO 22
Fundación en Beas de Segura (Jaén)
La fundación del Carmelo de Beas es, sin duda, la más audaz y aventurera de las gestas fundacionales de la Santa. Viaje largo y peligroso, a los 60 años de edad. En uno de los momentos más cruciales, tanto de su salud física como de su obra de escritora. Arriesgando inconscientemente sus relaciones con el Superior General de la Orden.
También esta vez el proyecto surge en las trabajosas jornadas de Salamanca, hacia 1573. Tardará dos años en afrontarlo. Cuando a principios de 1575 se lo anticipa a su amigo don Teutonio de Braganza, le cuenta que en ese momento la urgen para fundar en Zamora, en Torrijos, en Madrid, en Caravaca. Ella opta por la oferta de Beas de Segura, y ya tiene previsto el guión de ruta:
"Yo me partiré de aquí (escribe desde Valladolid el 2 de enero) en pasando los Reyes. Voy a Ávila, y el camino por Medina, adonde no creo me detendré sino un día o dos, y en Ávila tampoco, que iré luego a Toledo. Querría echar a un cabo esto de Beas... ", y seguirá por Malagón, donde enrolará en la comitiva a la futura priora de Sevilla, María de San José, y afrontará enseguida el paso de Despeñaperros y los riesgos casi mortales de Sierra Morena, especialmente en la última jornada, al pasar los "riscos altísimos" de Gualdinfierno.
Todo en pleno invierno. Hasta llegar a Beas el 16 de febrero, e inaugurar el nuevo convento el día 24.
En la decisión de iniciar esta primera fundación andaluza hubo de superar graves dificultades, que ella apunta al comienzo del relato: primero, porque Beas era una pequeña población, sita más allá de los confines de Castilla, mientras Teresa prefiere instalar sus Carmelos en ambientes ciudadanos y carece de facultades para erigirlos fuera de Castilla, y sobre todo porque Beas pertenece a la encomienda de la Orden de Santiago, que muy difícilmente se plegaría a conceder la licencia de fundación.
Dificultades, todas ellas, pronto superadas.
Y una vez más el relato fundacional se convierte en monografía de las dos hermanas fundadoras, que la esperan impacientes en Beas: son Catalina Godínez y María de Sandoval. Con la particularidad de que en el presente capítulo a Teresa le han suministrado un borrador de los sucesos que le sirve de calco para la extensa narración biográfica de una de las dos fundadoras. Con un desarrollo sencillo del tema:
         – Antecedentes y difícil decisión de fundar en Beas (nn. 1‑3);
         – Calco de la crónica ajena (nn. 4‑24);
         – Las dos hermanas fundadoras Godínez‑Sandoval (nn. 4‑13);
         – La licencia del Consejo de Órdenes (nn. 14‑18);
         – Sucesos tras la llegada de la Santa a Beas (nn. 19‑24).
En el trasfondo del capítulo se silencian casi del todo los dos o tres episodios más incisivos.
Sólo más adelante explicará la Santa que "cuando fui a Beas, si entendiera que era provincia de Andalucía, en ninguna manera fuera, y fue el engaño que la tierra aún no es del Andalucía, de creo cuatro o cinco leguas adelante comienza, mas la provincia sí" (c, 24, 4). Se lo aclaró Gracián: "Averiguose que en cuanto a los pleitos seglares de las chancillerías era distrito de Castilla, mas en cuanto a las religiones era provincia de Andalucía" (Scholias...). Sólo que esa aclaración de Gracián llegó cuando la fundación era ya un hecho consumado.
También remitirá para capítulos futuros la referencia a otro gran acontecimiento de su vida: fue aquí donde en la primavera de 1575 la Santa se encuentra por primera vez con el P. Jerónimo Gracián, que en adelante será su confidente y colaborador más asiduo e inmediato.
Silencia igualmente otro de los acontecimientos fuertes de su biografía: aquí en Beas le llega la noticia de la delación y el secuestro de su Libro de la Vida por los inquisidores madrileños. Lo refiere, emocionada, la más insigne de sus compañeras, Ana de Jesús, en ese momento priora del Carmelo de Beas:
"Estando la Madre en Beas, llegó un mensajero de Valladolid con carta del Obispo de Palencia, don Álvaro de Mendoza y de nuestras monjas, en que la escribían había buscado la inquisición el libro en que había escrito su vida... y que andaban con cuidado buscando todos los papeles y escritos que había de esto".
Era ya a principios de mayo. Y el único eco de la denuncia por parte de la Santa es quizá su carta de respuesta al Obispo don Álvaro, el 11 de mayo de ese año: "Cada día entiendo más la merced que me hace nuestro Señor en tener entendido el bien que hay en padecer para llevar con quietud el poco contento que hay en las cosas de esta vida..." (carta 80, 1).
El dato más relevante en la historia de los orígenes de este Carmelo es ya posterior al relato de la Santa. Con la llegada de fray Juan de la Cruz al retiro de el Calvario en 1578, Beas se convertirá en una especie de feudo espiritual de su magisterio. Ahí entabla relaciones profundas con la futura destinataria del Cántico Espiritual, primera priora de la Comunidad, Ana de Jesús. A las carmelitas de Beas dedica gran parte de sus Dichos de luz y amor. E incluso cuando en 1586 muera la fundadora Catalina de Jesús (Godínez), el mismo fray Juan de la Cruz transcribirá de propia mano el texto de su autobiografía, ahora editado en facsímil por Eduardo de Santa Teresa (Vitoria, 1948).
De hecho, el reducido número de carmelitas selectas de Beas, será –después de la Encarnación de Ávila– la gran escuela y cátedra espiritual del Santo.
Notas del Comentario
1. Fechas referentes a la fundación de Beas:
         – 19.5.1574, licencia regia para fundar en Beas;
         – 2.1.1575, proyecto de viaje (carta 79);
         – 14.2.1575, salida de Malagón: 10 monjas y una aspirante;
         – 16.2.1575, llegada a Beas;
         – 24.2.1575, inauguración del nuevo Carmelo;
         – Abril de 1575, llega el P. Gracián a Beas;
         – 18.5.1575, salida de Beas para Sevilla;
         – 14.9.1576, profesión religiosa de Catalina de Jesús (Godínez);
         – 1578, fray Juan de la Cruz visita asiduamente el Carmelo de Beas;
         – 11.6.1582, Catalina de Jesús es elegida priora, sucesora de Ana de Jesús;
         – 24.2.1586, muere la M. Catalina, siendo priora del Carmelo de Beas;
         – 1587–...?, san Juan de la Cruz transcribe la nota autobiográfica de la M. Catalina sobre los orígenes del Carmelo de Beas.
2. Catalina de Jesús (Godínez) es la iniciadora de la fundación de Beas. De vida espiritual altamente cotizada por San Juan de la Cruz y por el P. Jerónimo Gracián. Según éste, "la Madre Catalina es de las mayores santas de la Orden" (Peregrinación de Anastasio..., diál. 16). De ella transcribe numerosos avisos espirituales, conservados autógrafos en el Carmelo de Consuegra. – A las carmelitas de Beas dirigirá san Juan de la Cruz varias de sus cartas y parte de sus Avisos y Dichos de luz y amor.

LIBRO DE FUNDACIONES de Santa Teresa de Jesús


--------

Santa Teresa de Jesús, 15 de Octubre

Santa Teresa de Jesús
Virgen y Doctora de la Iglesia, Madre nuestra.
Celebración: 15 de Octubre.


Nace en Avila el 28 de marzo de 1515. Entra en el Monasterio de la Encarnación de Avila, el 2 de noviembre de 1535. Funda en Avila el primer monasterio de carmelitas descalzas con el título de San José el 24 de agosto de 1562.

Inaugura el primer convento de frailes contemplativos en Duruelo el 28 de noviembre de 1568. Llegará a fundar 32 casas. Hija de la Iglesia, muere en Alba de Tormes el 4 de octubre de 1582.

La primera edición de sus obras fue el 1588 en Salamanca, preparadas por Fr. Luis de león. El 24 de abril de 1614 fue beatificada por el Papa Pablo V, y el 12 de marzo de 1622 era canonizada en San Pedro por el Papa Gregorio XV. El 10 de septiembre de 1965, Pablo VI la proclama Patrona de los Escritores Españoles.


Gracias a sus obras -entre las que destacan el Libro de la Vida, el Camino de Perfección, Las Moradas y las Fundaciones- ha ejercido en el pueblo de Dios un luminoso y fecundo magisterio, que Pablo VI iba a reconocer solemnemente, declarándola Doctora de la Iglesia Universal el 27 de septiembre de 1970.

Teresa es maestra de oración en el pueblo de Dios y fundadora del Carmelo Teresiano.

¿Qué significa la oración para Santa Teresa?
"Procuraba, lo más que podía, traer a Jesucristo, nuestro bien y Señor, dentro de mí presente. Y ésta era mi manera de oración. Si pensaba en algún paso, le representaba en lo interior; aunque lo más gastaba en leer buenos libros, que era toda mi recreación; porque no me dio Dios talento de discurrir con elentendimiento ni de aprovecharme con la imaginación; que la tengo tan torpe, que, aun para pensar y representar en mí (como lo procuraba traer) la humanidad del Señor, nunca acababa. Y, aunque por esta vía de no poder obrar con el entendimiento llegan más presto a la contemplación si perseveran, es muy trabajoso y penoso. Porque, si falta la ocupación de la voluntad y el haber en qué se ocupe en cosa presente el amor, queda el alma como sin arrimo ni ejercicio, y da gran pena la soledad y sequedad, y grandísimo combate los pensamientos" (Vida 4,7).

"En la oración pasaba gran trabajo, porque no andaba el espíritu señor sino esclavo; y así no me podía encerrar dentro de mí (que era todo el modo de proceder que llevaba en la oración), sin encerrar conmigo mil vanidades. Pasé así muchos años; que ahora me espanto qué sujeto bastó a sufrir que no dejase lo uno o lo otro. Bien sé que dejar la oración ya no era en mi mano, porque me tenía con las suyas el que me quería para hacerme mayores mercedes" (Vida 7, 17).

"Gran mal es un alma sola entre tantos peligros. Paréceme a mí que, si yo tuviera con quién tratar todo esto, que me ayudara a no tornar a caer, siquiera por vergüenza, ya que no la tenía de Dios. Por eso, aconsejaría yo a los que tienen oración, en especial al principio, procuren amistad y trato con otras personas que traten de lo mismo. Es cosa importantísima, aunque no sea sino ayudarse unos a otros con su oración. ¡Cuánto más, que hay muchas más ganancias! Yo no sé por qué (pues de conversa ciones y voluntades humanas, aunque no sean muy buenas, se procuran amigos con quien descansar y para más gozar de contar aquellos placeres vanos) no se ha de permitir que quien comenzare de veras a amar a Dios y a servirle, deje de tratar con algunas personas sus placeres y trabajos; que de todo tienen los que tienen oración" (Vida 7, 20).

Estando hoy suplicando a nuestro Señor hablase por mí..., se me ofreció lo que ahora diré... que es: considerar nuestra alma como un castillo todo de un diamante o muy claro cristal adonde hay muchos aposentos así como en el cielo hay muchas moradas... Pues ¿qué tal os parece que será el aposento adonde un rey tan poderoso, tan sabio, tan limpio, tan lleno de todos los bienes se deleita?... no hay para qué nos cansar en querer comprender la hermosura de este castillo... ¿No es pequeña lástima y confusión que por nuestra culpa no (nos) entendamos a nosotros mismos ni sepamos quién somos? ¿No sería qran ignorancia, hijas mías, que preguntasen a uno quién es y no se conociese ni supiese quién fue su padre ni su madre ni de qué tierra?.... (1 Moradas 1,1-2)